Un traspaso al País Vasco
con consecuencias para el Sistema

26 feb 2020 / 08:34 H.

    El traspaso de la gestión de la Seguridad Social al País Vasco, comprometido el pasado 20 de febrero por el Gobierno central con el Ejecutivo vasco, desató la reacción inmediata de los letrados de la Seguridad Social, quienes avisan de que atenta contra preceptos constitucionales, rompe la igualdad de todos los españoles, es un paso previo a la ruptura de la caja única, y se ha saltado al Pacto de Toledo.

    Reseñan, además, que nuestro marco jurídico “exige, ineludiblemente, que la gestión en el reconocimiento de prestaciones y actos instrumentales de la Seguridad Social quede sometida a criterios de gestión únicos y unitarios en todo el territorio, bajo los principios de sostenibilidad, solidaridad financiera y caja única”. Lo contrario, advierten, “abocaría irremediablemente al comienzo de la ruptura de la solidaridad del Sistema y de la igualdad de los españoles en materia prestacional”. Hacen una firme advertencia sobre la gravedad de la decisión, que -además- no debería haberse pactado de forma bilateral. “Para evitar la adopción de cualquier decisión precipitada, de indefinición sobre el futuro de nuestro sistema de pensiones, esta Asociación -de letrados de la Seguridad Social- considera que el proceso de transferencias debe abordarse con el imprescindible consenso de todos los ámbitos de responsabilidad implicados, que sólo cabe encontrar en el seno del Pacto de Toledo”.

    En consecuencia, los letrados piden una reflexión desde la máxima responsabilidad, al tratarse de uno de los mayores retos de la etapa democrática, que afecta de lleno a nuestro Estado de Bienestar y nuestras pensiones. Concluye el comunicado reclamando la responsabilidad y participación “de todos los Cuerpos y Escalas de la Administración de la Seguridad Social” en aras del mantenimiento, defensa y fortalecimiento de los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad de nuestro sistema que permiten garantizar un modelo sostenible y no discriminatorio del Sistema. No es nada baladí el hecho de que los letrados de la Seguridad Social hayan confeccionado un duro comunicado contra la cesión de la gestión de la Seguridad Social a Euskadi, ya que tienen la obligación de informar conforme a Derecho y con total independencia. Ello, unido al hecho de que según cálculos actuariales está probado que, ante un eventual troceo de la caja única, sólo tres regiones -Canarias, Baleares y Madrid- podrían sufragar sus pensiones, se constituye en una seria advertencia para que el Gobierno reconduzca su decisión.