Puntualidad informativa
en el año clave para las pensiones

29 may 2019 / 10:31 H.

    El pasado 2018 fue el año clave para los futuros cambios de las pensiones públicas públicas en España. La conjunción de varios factores han hecho que en los doce últimos meses el debate sobre esta materia se encuentre en el centro de la agenda pública y de las decisiones políticas, principalmente tras el desfile des manifestaciones del colecticio de los jubilados, la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de subir las pensiones en función del IPC contra la receta de la reforma del 2013 del PP y el posterior consenso de los partidos políticos en el Pacto de Toledo para que la vinculación con la inflación se estableciese como regla de revalorización y la funesta conclusión de estas negociaciones con la ruptura sin acuerdo de reforma de la Comisión parlamentaria el pasado mes de febrero.

    En este alumbramiento social del debate de las pensiones han tenido buena parte de culpa los medios de comunicación. Desde la Revista elEconomista Pensiones,
    se han abordado con puntualidad y al detalle, desde hace un año, todas las cuestiones en liza a partir de un prisma de multesectorialidad, con un objetivo divulgativo y de concienciación social dirigida a todas las cohortes generacionales. Cabe recordar en este punto que se trata de un asunto crucial para el buen hacer de la economía española y que los expertos tildan como el mayor reto de sostenibilidad de la economía.

    Producto de esta intensidad informativa se ha apreciado en estos meses una reacción clara del sector para abordar ideas dirigidas a garantizar la sostenibilidad del Sistema. Tanto desde la parte pública como desde el ámbito privado se han redoblado los esfuerzos para arrojar luz sobre lo que deberá ser el futuro de las pensiones en nuestro país, ambos conscientes de la dificultad de garantizar la sostenibilidad financiera ante la actual coyuntura de envejecimiento de la población y de incremento del gasto para sufragarlas.

    Ejemplo de ello es este medio, capaz de aglutinar ambas esferas, pública y privada, como partes complementarias de la solución del mismo conflicto: asegurar el bienestar de los jubilados españoles tras el retiro laboral. Es más, en todos los países del entorno comunitario donde se han solventado los problemas financieros derivados de la protección a las clases pasivas, tanto el sector público como el privado han abordado una estrategia conjunta para dinamizar el ahorro de los ciudadanos en el largo plazo.