La industria de planes de pensiones
y su vuelta al cole

Susana Criado, directora de Capital en Radio Intereconomía

31 jul 2019 / 11:46 H.

    Llegará septiembre y será la misma historia. Vuelta al trabajo, a los colegios y a la rutina. Vendrá septiembre cargado de buenos propósitos: gimnasio, inglés, dejar de fumar, perder los tres kilos que cogimos en vacaciones, y ¿ahorrar?

    Ahorrar ¿para cuándo? ¿para qué? Ojo, que la industria de planes de pensiones llegará a finales de septiembre, principios de octubre con toda su artillería pesada. Anuncios en prensa, también en radio y en televisión. Páginas enteras, faldones y banners. Que no falten los anuncios que prometan una jubilación cómoda con un colchón extra a la pensión pública que nos da el Estado y por la que tantos años hemos cotizado.

    Bancos y aseguradoras nos dirán cuánto debemos ahorrar, qué rentabilidad nos van a dar, qué riesgos ¡no, de riesgos nunca hablan! y qué nos van a dar por meter un pellizco de nuestros ahorros o traspasar nuestro plan de pensiones a su producto estrella. Lo disfrazarán de educación financiera, lo maquillarán con promesas de bajos costes y atractivas rentabilidades y lo tunearán con luces, colores y si es necesario música celestial. ¡Qué triste que la industria financiera saque la chequera a partir de septiembre para tentarnos a ahorrar! El sector insiste en que hay que desestacionalizar el ahorro, que debemos ahorrar cada mes y cuánto antes comencemos mejor. Mejor a los 50 que a los 60 años; mejor a los 40 que a los 50; y mucho mejor si empezamos a ahorrar con nuestro primer sueldo. Lo ideal, nos dicen, es ahorrar antes de gastar: igual que uno domicilia la factura del móvil o el recibo de la luz que tenga domiciliado su recibo de ahorro para la jubilación. La industria, como digo, insiste en que hay que desestacionalizar el ahorro, pero ellos hacen campaña sólo a final de año: ahí es cuando lucen sus mejores galas para tentar nuestro dinero.

    ¡Qué triste también -ahí entono el mea culpa- que nosotros nos acordemos sólo del plan de pensiones en diciembre, con las uvas y el champán sobre la mesa, para desgravar! Sí, porque la mayoría de los españoles sólo nos acordamos del plan de pensiones cuando echamos cuentas de cuánto nos va a tocar pagar a Hacienda por el año en curso, en diciembre.

    ¿Esto cambiará? Me temo que aún no: me temo que tendremos que darnos de bruces con la realidad para echar la vista atrás y decir ¡y si hubiera ahorrado! ¡y si me hubiera abierto un plan de pensiones privado! Aprendemos a base de golpes.