Gestión pasiva, la alternativa
más rentable para jubilación

Kevin Koh Maier, Head of Asset Allocation & Research de Finizens

27 nov 2019 / 09:04 H.

    España se enfrenta a grandes dificultades ante la insostenible situación del sistema público de pensiones y la deficiente oferta de planes privados que ofrece el sector bancario tradicional. Por ello, los planes de pensiones individuales deben verse como un producto necesario con el que complementar la pensión pública del futuro y con el que poder garantizar el poder adquisitivo de las personas una vez se retiren de su vida laboral para que no dependan de un sistema de pensiones que cada vez resulta menos viable.

    Todo ello hace vislumbrar un futuro con más sombras que luces en este sector al presentar retos de diversa naturaleza: global, por implicaciones en la economía pública; y particular, por lo que supone para las finanzas personales. Y es que el aumento de la esperanza de vida media hasta los 83 años en España -la más alta del mundo, solo superada por Japón-, hace que el periodo de jubilación se alargue en una media de dos décadas, para lo que necesitaremos cada vez más recursos económicos para afrontarlo.

    Dado que el sector de los planes de pensiones en España presenta ineficiencias estructurales que impactan negativa y sustancialmente en el patrimonio de los inversores, se hace imprescindible buscar una solución. En este entorno, al presentar comisiones más competitivas y rentabilidades históricas más elevadas sin necesidad de asumir un mayor nivel de riesgo, la gestión pasiva se configura como la principal alternativa ante el sector tradicional por resultar más rentable que la media de los planes de pensiones.

    Según el último Estudio de Planes de Pensiones en España elaborado por Finizens, los planes de pensiones tradicionales en España ofrecen una rentabilidad media escasa, situada en torno al 2,49 por ciento anual, la cual se vería duplicada de utilizar una estrategia de inversión pasiva hasta alcanzar un 5,66 por ciento -en el caso de los planes de pensiones de Finizens-. Esto se debe, en gran medida, a que la mayoría de las gestoras de planes de pensiones tradicionales siguen aplicando las comisiones máximas permitidas por ley (57,74 por ciento del mercado), lo que redunda en la pérdida patrimonial del cliente a largo plazo, según el citado Estudio.

    Por estas razones es necesario plantear una estrategia adaptada a las necesidades y perfil de cada persona de cara a su jubilación. Diseñarla con un enfoque de largo plazo ayudará a que los resultados sean lo suficientemente cuantiosos para poder completar una pensión que se prevé insuficiente tal y como está planteado el sistema público actual y contar, así, con una buena situación económica tras el retiro laboral.