Desestacionalizar la venta de planes, asignatura pendiente

Susana Criado, directora de Capital, de Intereconomía

30 ene 2019 / 12:09 H.

    Cuántos anuncios de planes de pensiones ha visto usted en los últimos días? ¿Este año 2019 recién estrenado recuerda haber escuchado en la radio alguna publicidad de planes de pensiones? No, rotundamente no. Hemos pasado de la abundancia a la nada; de la saturación absoluta, a la dieta radical. Ni un anuncio, ni un banco contándonos las bondades del ahorro a largo plazo, ninguna entidad tentándonos con rentabilidades extra del 5 por ciento por el traspaso de nuestro plan de pensiones. ¡Ja, ja, ja! Los mismos que vociferaban a finales de año la necesidad de más y mejor educación financiera, que insistían en desestacionalizar la venta de planes de pensiones, los mismos que insistían en la necesidad de aprender a ahorrar, de realizar aportaciones periódicas, de buscar un asesor financiero y valorar además de los planes otros vehículos para ahorrar a largo plazo -como los planes de ahorro, las rentas vitalicias o los fondos de inversión- ahora están missing, ¡desaparecidos!

    ¿Qué ha pasado? Lo de todos los años. Que los bancos y las gestoras de planes de pensiones destinan el grueso de sus esfuerzos de comunicación y marketing a vender sus planes de pensiones entre octubre y diciembre. Más allá del último trimestre del año, lo único que hay es desierto. ¡No hay nada! Luego hablarán de la responsabilidad individual, de la demagogia de los políticos y de la falta de cultura financiera desde el colegio. ¡Ja, ja, ja! Me río de nuevo.

    Dirán que he arrancado el año con cierta carga de negatividad y de crítica, pero nada más lejos. Desde esta tribuna quiero agradecer la aportación que los patronos de esta revista, elEconomista Pensiones, vienen realizando desde su arranque. Tienen claro que el problema de las pensiones va más allá de la economía, que es un tema social en el que todos los implicados debemos formar e informar de enero a diciembre, de forma constante. Sin alarmismos, con datos, de forma realista, con comparativas con otros países, otros sistemas de previsión social, con entrevistas a economistas, patronales, políticos, profesores de universidad...

    Así que arrancamos 2019 con los mismos propósitos con los que dimos el pistoletazo de salida a esta publicación el pasado mes de mayo, pero con la seguridad de que podemos y vamos a cumplirlos: realizar una revista mensual que sensibilice del problema de las pensiones públicas y de la necesidad de ahorrar desde bien jovencitos; una publicación que implique y contagie a la industria para que dejen de vender planes de pensiones a granel y se conviertan en buenos asesores de excelentes planes de ahorro a largo plazo; una publicación que nos permita a los periodistas que en ella trabajamos contar y explicar, sensibilizar y contagiar. ¡Gracias, y a por 2019!