Ahorro e inversión: bienvenido 2020

Susana Criado, Directora de Capital Intereconomía

24 dic 2019 / 09:13 H.

    El año 2019 toca a su fin. Ha sido un año complicado en los mercados financieros, con alta volatilidad y mucho diente de sierra. ¿Culpables? La guerra comercial, el Brexit, la desaceleración económica a nivel mundial, el órdago de Italia a Bruselas, el cambio de Gobierno en Argentina, las revueltas en Chile, Bolivia, Hong Kong, los chalecos amarillos en Francia... ¿El resultado? Un año difícil para la gestión, pero al mismo tiempo un año muy de gestión activa; un 2019 con rentabilidades de doble dígito para la mayoría de las bolsas del mundo; de rentabilidades muy buenas también para el mercado de la renta fija..., pero ¡sorpresa!, un año donde mucho ahorrador se ha quedado en liquidez, fuera de los activos de renta fija y renta variable y, por lo tanto, ha perdido la oportunidad de rentabilizar su patrimonio. Este 2019 ha salido dinero de la mayoría de los fondos de inversión ¡una pena!

    Ha sido también el año de la inversión socialmente responsable. ¿Qué gestora no ha lanzado producto con enfoque ESG? Se cuentan con los dedos de una mano. Todas ellas nos han presentado productos, nos han contado que aporta más rentabilidad, que reduce riesgos, que es una tendencia que está aquí para quedarse: lo que comenzó siendo una moda es ya norma en la gestión; lo que hace unos años se ofrecía solo al inversor institucional ahora se ofrece también al particular.

    2019 ha sido también el año de los productos alternativos. En un entorno de bajo crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés, las gestoras han comenzado a ofrecer a sus clientes la inversión en prívate equity, infraestructuras, leasing de aviones, renovables... ¿El objetivo? Sacrificar liquidez a cambio de conseguir rentabilidad en un horizonte temporal mayor. ¿Serán los alternativos las estrellas de 2020 como hace años lo fueron los mixtos? Ojo, que no son ni para todos los bolsillos ni para todos los perfiles. Sí que creo, sin embargo, que si hasta ahora eran la parte hot spicy de la cartera, a partir de 2020 se convertirán en un elemento estructural de las carteras de banca privada y quizás también del retail.

    2020 está a punto de arrancar y en lo que sí se ponen de acuerdo bancos de inversión, aseguradoras y gestoras es en que no habrá recesión, sí crecimiento más suave. Dicen también que los bancos centrales seguirán apoyando, que los gobiernos comenzarán a anunciar políticas fiscales... Cuentan que hay que asumir riesgo para conseguir rentabilidad, es decir, tener bolsa en cartera sí o sí. No hay otra opción para no perder la guerra contra la inflación. ¿Y cómo reducimos el riesgo? Sencillo: diversificación y plazos de inversión más largos.