8,8 millones de pensionistas,
20 millones de cotizantes...

Susana Criado, directora de Capital en Radio Intereconomia

29 may 2019 / 10:29 H.

    Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a un encuentro que organizaba EFPA para asesores financieros en Murcia. Allí se habló de mercados financieros, de inversión socialmente responsable y también del ahorro para la jubilación. Uno de los ponentes de la mesa dedicada a las pensiones, Ángel Crespo, subdirector de desarrollo de negocio Mapfre Vida en Mapfre, consiguió captar la atención de todos los asistentes con la historia de su padre.

    Su padre se llama también Ángel Crespo Cachaza, tiene ahora 80 años, nació en 1939 y se pasó su vida laboral trabajando de funcionario en el Ministerio de Obras Públicas -más de 40 años-. Se jubila a sus 68 años y se queda con una pensión máxima al 106 por ciento -le dieron un 2 por ciento más por cada año que pasó de su edad de jubilación de 65 años- y actualmente percibe algo más de 2.700 euros brutos por 14 pagas. Su mujer trabajó en Galerías Preciados en los años 70 durante 7 años y también percibe una pensión -el SOVI- que actualmente es de unos 460 euros brutos por 14 pagas. Ambos se fueron a Calpe a vivir hace algunos años y entre los dos perciben más ingresos ahora que cuando mi padre estaba en activo y trabajaba en el Ministerio.

    El padre le envía cada mes una foto del ingreso de las dos pensiones al lado de una paella mirando al mar, como si no se creyera que todos los meses ganara eso. ¡Qué felicidad! A veces incluso aprovecha las pagas dobles con un mensaje de ánimo para que sus hijos sigan cotizando muchos años más e incluso vayan a las manifestaciones a reclamarle al Gobierno de turno una pensión mayor.

    ¡Es un caso real! Los que asistimos a la charla nos dimos cuenta enseguida que así el sistema de pensiones no aguanta, que el agujero crece y crece mientras que los cotizantes cada vez son menos, se incorporan más tarde al mercado laboral y tienen menos hijos. Al mismo tiempo, la esperanza de vida de Ángel Crespo padre -que estaba calculada a los 70 años en nuestro actual sistema- se va a ir por encima de los 100 años y Ángel Crespo hijo, que debería haber tenido unos cinco hijos para soportar el actual sistema, solo ha aportado uno a la sociedad. ¿Qué pasa entonces? Sencillo: nos quedamos cada vez con menos cotizantes para soportar un imparable envejecimiento de la población -cada jubilado recibe de media 21 años la pensión- que tendrá efectos en las pensiones, pero también en Sanidad y en Dependencia. Y, mientras, los políticos como Mateo con su guitarra...