La suficiencia, principal valor del sistema español

El ‘Melbourne Mercer Global Pension Index (MMGPI) 2019’ recomienda a nuestro país aumentar la cobertura de empleados con planes de pensiones de empleo mediante adhesión automática

27 nov 2019 / 08:58 H.

Existe una fuerte correlación entre los niveles de los activos de pensiones y la deuda neta de los hogares, con un aumento de la deuda familiar en las economías desarrolladas junto con un crecimiento de los activos mantenidos por los fondos de pensiones, según el Melbourne Mercer Global Pension Index (MMGPI) de 2019 que compara 37 sistemas de jubilación en todo el mundo y cubre casi dos tercios de la población mundial. El estudio establece un ranking global, utilizando 40 indicadores para dar un valor a cada uno de los tres subíndices: suficiencia, sostenibilidad y buen gobierno/comunicación. Destaca el amplio espectro y la diversidad de los sistemas de pensiones del mundo, lo que demuestra que incluso los mejores sistemas tienen defectos.

Si bien cada sistema de pensiones tiene un conjunto único de circunstancias, el informe deja en evidencia que hay mejoras comunes que se pueden hacer frente a los desafíos que encuentran todas las regiones. Es el primer estudio internacional de este tipo que documenta el “efecto patrimonio” –tendencia de aumentar el gasto con el aumento de la riqueza – en relación con los activos de pensiones. Los datos del estudio sugieren que a medida que aumentan los activos en planes de pensiones, las personas se sienten con mayor confianza y, por lo tanto, es probable que soliciten más préstamos para el consumo.

El Dr. David Knox de Mercer, autor del estudio, afirmó que el crecimiento de los activos mantenidos por los fondos de pensiones hace que los hogares se sientan más seguros financieramente al tener ingresos futuros de sus ahorros, lo que les permite pedir fondos prestados antes de la jubilación para mejorar su actual y futuro estilo de vida.

“Los sistemas de todo el mundo se enfrentan a una expectativa de vida sin precedentes y una presión creciente sobre los recursos públicos que apoyan la salud y el bienestar de los ciudadanos mayores. Es imperativo que los políticos reflexionen sobre las fortalezas y debilidades de sus sistemas para garantizar resultados más sólidos a largo plazo para los jubilados”, afirma Miguel Ángel Menéndez, director del área de Wealth de Mercer España.

Los Países Bajos tuvieron el valor de índice más alto (81,0), y se han mantenido consistentemente en la primera o segunda posición durante diez de los últimos 11 informes de Mercer. Tailandia tuvo el valor de índice más bajo (39,4). España mejora ligeramente su puntuación pasando de 54,4 a 54,7, y ocupando el puesto 24 de 37 en el índice general y el 12 de 14 si tenemos en cuenta los países europeos. Para cada subíndice, los valores más altos fueron Irlanda para la adecuación (81,5), Dinamarca para la sostenibilidad (82,0) y Finlandia para la integridad (92,3). Los puntos más bajos fueron Tailandia para adecuación (35,8), Italia para sostenibilidad (19,0) y Filipinas para integridad (34,7).

En el desglose de España, la suficiencia aparece como el principal valor del sistema de pensiones anotando una puntuación de 70 contra los 68,7 que registraba en la entrega del pasado año. Por contra, las debilidades del modelo se acentúan a medida que se agranda el déficit de la Seguridad Social: perdemos en sostenibilidad pasando de los 27,8 puntos de 2018 a los 26,9 de 2019, mientras que en buen gobierno y comunicación se pasa de los 68,6 a los 69,1 puntos -muy por debajo de los vecinos más cercanos del entorno comunitario-.

Por ello, se recomienda aumentar la cobertura de empleados con planes de pensiones de empleo mediante adhesión automática, lo cual aumentaría el nivel de aportaciones y activos, y elevaría el ahorro de los hogares.