La pensión media del autónomo es
un 37% inferior a la de los asalariados

El trabajador por cuenta propia cobra de media una pensión de 681 euros mientras que un trabajador por cuenta ajena, esta cuantía asciende hasta los 1.083 euros. Es decir, una diferencia entre ambos regímenes de 402 euros que se agrava al realizar la comparativa según el género

27 feb 2019 / 11:05 H.

Afecha de enero de 2019, el Sistema de la Seguridad Social contaba con 9.695.870 pensionistas, de los cuales 6.992.509 pertenecen al Régimen General que contaban con una pensión media de 1.083,48 euros mientras que el Régimen de Autónomos (Reta) contaba con 1.965.426 pensionistas, con una pensión media de 681 euros. Por lo tanto, el trabajador por cuenta propia cobra 402 euros menos. Una diferencia a la baja del 37,15 por ciento.

Desde la asociación de autónomos Uatae, su presidenta María José Landaburu denuncia que “el sistema de cotización ha mantenido un régimen deficitario que ha condenado a los autónomos a unas míseras pensiones y ha perpetuado una desigualdad entre sistemas y entre géneros”. Por ello, exige al Gobierno socialista que culminé la transformación del sistema a la cotización por ingresos reales, algo a lo que se comprometió el Ejecutivo de Pedro Sánchez a realizar en los seis primeros meses del presente año 2019.

Desigualdad entre géneros

Esta diferencia se acentúa aún más si se cotejan las cifras por género en los dos regímenes, tanto en el general como en el de los autónomos. En el Régimen General, una mujer asalariada recibe una pensión media de 865,67 euros; mientras que un hombre asalariado, su cuantía media de pensión es de 1.303,35 euros mensuales. Es decir, un hombre asalariado cobra 438 euros más de pensión que una mujer que ha cotizado en ese mismo régimen. Pero si observamos lo que sucede en el Régimen de Autónomos, también podemos encontrar diferencias, ya que un hombre autónomo recibe de media una pensión 796,8 euros, mientras que una mujer que ha sido autónoma cobrará una pensión media de 578,88 euros, es decir 218 euros menos de pensión la que recibe una mujer frente a un hombre que han cotizado en su vida laboral en el Régimen de Autónomos.

Las mujeres constituyen la mitad (51,47 por ciento) de las personas titulares de las más de 9,5 millones de pensiones reconocidas actualmente por la Seguridad Social, aunque dentro de este porcentaje global debemos señalar que más de la mitad de las mismas lo son de prestaciones derivadas de muerte y supervivencia -principalmente en las pensiones de viudedad,

donde las mujeres concentran el 92,32 por ciento del total de esta clase de pensiones-. De manera que en lo que respecta a la prestación de jubilación, que es la figura que sin duda presenta una relación de contributividad más directa de las del conjunto de prestaciones del sistema, la presencia de la mujer es sensiblemente inferior y se limita al 37,73 por ciento del total. En el caso de las pensiones derivadas del Régimen General, la presencia de la mujer es sensiblemente más baja (33,97 por ciento) que en el caso del Régimen de Autónomos (42,27 por ciento). Es, por tanto, este hecho el que da cuenta de la principal brecha de género que presenta nuestro sistema de protección social, ya que la exclusión directa del mercado de trabajo que han sufrido durante generaciones tiene hoy como consecuencia que la mayoría de las mujeres que disfrutan de una pensión lo hacen como beneficiarias de un tercero, tradicionalmente su marido, según apunta el informe presentado por CCOO bajo el título Romper la brecha salarial, una cuestión de justicia.

Asimismo, un segundo rasgo de la brecha de género que presentan las pensiones en vigor se sitúa en la cuantía media de las prestaciones. Con carácter general, podemos señalar que en la actualidad la pensión media

percibida por las mujeres es inferior a la que perciben los hombres, como ya hemos podido comprobar con los datos ofrecidos por la Seguridad Social. Sólo en el caso de las pensiones de viudedad la cuantía media de las prestaciones percibidas por mujeres son superiores -un 36,18 por ciento- a la de los hombres. En el caso de las pensiones de jubilación se mantiene también el impacto que la brecha de género tiene sobre las cuantías, que en las mujeres (794,46 euros/mes) son un 36,17 por ciento inferiores a las de los hombres.

El origen de esta desigualdad, según apunta el informe elaborado por CCOO, está en los menores salarios y las carreras de cotización menos estables. Si analizamos el caso de la pensión de jubilación por regímenes, se da la peculiaridad de que la brecha de género es más alta entre las trabajadoras por cuenta ajena que cotizan en el Régimen General, mientras que la brecha se reduce en el caso de las pensiones derivadas del Régimen de Autónomos, donde la pensión de las mujeres se sitúa en cuantías sensiblemente más bajas, pero la brecha se reduce hasta el 26,45 por ciento. “Podemos señalar así que la brecha de género en las cuantías de las pensiones tiende a reducirse en aquellas prestaciones de menor importe, probablemente por efecto de los complementos a mínimos de las pensiones, como veremos en un apartado posterior”, apuntan desde CCOO.