La gran banca acapara el mercado
de los planes de ahorro

En España, una notable proporción del sector está controlado por cuatro grupos bancarios que suman el 60,98 por ciento del patrimonio total del sistema individual

24 dic 2019 / 08:59 H.

La oferta de los planes de pensiones y de ahorro financiero a largo plazo es uno de los puntos que se analiza por parte de los expertos y economistas a la hora de estudiar la escasa proliferación de los planes de ahorro tanto en el sistema colectivo como individual. Y desde parte de la industria, muchos actores atribuyen uno de los palos en la rueda al elevado volumen de patrimonio y planes bajo la tutela de compañías de gestión -principalmente bancos- y no de las empresas aseguradores, centradas en este tipo de negocios desde su creación y sin un espíritu multiservicio, como puede ocurrir en el caso de las entidades bancarias.

“En España se fomenta la jubilación desde el punto de vista público con desgravaciones a las aportaciones a los planes de pensiones hasta 8.000 euros al año, pero se trata de un país altamente bancarizado con una alta penetración de este sector, casi de oligopolio”, explicaba recientemente al elEconomista Pensiones el CEO de Finizens, Giorgio Semenzato, acerca de la evaluación de la oferta de este tipo de productos en nuestro país.

En este sentido, entre las instituciones que gestionan la mayor parte de los planes de pensiones en España, una notable proporción está controlado por cuatro grupos bancarios que suman el 60,98 por ciento del patrimonio total del sistema individual -el total asciende a 76,2 mil millones de euros-.

“Estos datos dejan entrever que el mercado español sufre de ineficiencias estructurales debido a la falta de alternativas de inversión más eficientes en escala masiva, puesto que la cuota de mercado de los cuatro grandes grupos bancarios españoles detiene aún una cuota de mercado muy elevada en mercado de planes de pensiones”, señala el Informe anual de Finizens sobre el sector de Planes de Pensiones publicado hace unas semanas.

El ‘fantasma’ de la rentabilidad

En este punto, uno de los elementos que subyacen en las divergencias existentes entre la gestión activa y la gestión pasiva de los ahorros está en las rentabilidades aportadas por cada uno de ellos, donde tiene un efecto crucial el volumen de comisiones cargadas sobre el usuario.

De los 1.157 planes de pensiones comercializados en España, el informe de Finizens analiza aquellos planes de pensiones que ofrecen datos de rentabilidad histórica en los últimos 15 años (383 planes) y de ellos se desprende que si tenemos en cuenta que la rentabilidad media anualizada de todos los planes de pensiones analizados es de 2,49 por ciento, observamos que la gestión pasiva ha obtenido para el mismo periodo de tiempo resultados que duplican la media asumiendo como referencia para la gestión pasiva el caso del plan de pensiones de riesgo medio de Finizens, ésta hubiera obtenido una rentabilidad del 5,66 por ciento en el mismo periodo.

De todos los planes de pensiones analizados, una mayoría de ellos equivalente al 64 por ciento ofreció una rentabilidad media anual entre el
1 por ciento y 2,99 por ciento en el periodo analizado. Mientras, el número de planes de planes de pensiones cuya rentabilidad fue igual o superior al 3 por ciento anual en el periodo ascendió al 27,15 por ciento.

Elevados costes

Otro dato importante a tener en cuenta para completar la panorámica del sector, y que en una gran parte explica los bajos rendimientos producidos por los planes de pensiones españoles, son los gastos corrientes -gastos relacionados con las actividades de gestión/depositaria y deducibles automáticamente del valor liquidativo-, donde la media se sitúa en el 1,15 por ciento anual a 30 septiembre 2019.

Los gastos corrientes de los planes de pensiones consisten principalmente en la comisión de gestión y la depositaria. A efectos del Real Decreto 62/2018, de 9 de febrero 2018, se estableció una comisión de gestión máxima anual dependiendo del tipo de inversión: 0,85 por ciento para renta fija, 1,3 por ciento para mixtos y 1,5 por ciento para todas las demás categorías. También se estableció una comisión de depositaria máxima del 0,20 por ciento anual, independientemente del tipo de plan.

De los 1157 planes de pensiones analizados y según datos de Morningstar, el 29.24 por ciento presentan costes corrientes totales superiores a 1,5 por ciento, mientras que el 46,11 por ciento se encuentra en el rango de 1 por ciento a 1,5 por ciento.

“Nuestro análisis indica que el 57,74 por ciento de todos los planes de pensiones españoles sigue cobrando la comisión máxima legal para su categoría de inversión”, explican los expertos de Finizens en el informe sobre la coyuntura del sector a cierre del presente ejercicio.