La falta de acuerdo ‘congela’ la actividad
de las empresas de seguros

Las compañías valoran todas las opciones alternativas ante la posibilidad de un abandono a las ‘bravas’ de Reino Unido, pasando a ser considerado como un país tercero

24 dic 2019 / 09:08 H.

A las puertas de culminarse la salida de Reino Unido de la Unión Europea, son muchos los interrogantes que surgen sobre las futuras reglas que marcarán las futuras relaciones de los países miembros con el Reino Unido. Uno de estos aspectos afecta directamente a la actividad de las empresas aseguradoras y a sus inversiones de activos procedentes de los trabajadores y ahorradores individuales en los diferentes mercados. De hecho, en este punto la cuestión trasciende ya que la incertidumbre es extensible a todos los servicios financieros desarrollados por empresas británicas en el continente europeo y viceversa.

En este sentido, David de la Cueva, director de Legal & Compliance en Marsh España, señala que “a la hora de hablar del Brexit desde la perspectiva de las compañías de seguros, debemos considerar dos puntos de vista para entender qué sucederá a partir de que sea efectiva la salida de Reino Unido de la Unión”.

En primer lugar, el experto de Marsh apunta que las compañías principalmente afectadas serían las aseguradoras y corredores de seguros con domicilio en Reino Unido que a día de hoy prestan servicios en España, bien en régimen de libre prestación de servicios, o bien en régimen de establecimiento. En este sentido, para salvar la prohibición impuesta por el Brexit de trabajar en España, dado que Reino Unido pasaría a ser considerado un tercer Estado a los efectos de la actividad de seguros ante una eventual salida brusca del entorno comunitario, “las aseguradoras con sede en Reino Unido deberán optar por asociarse con otras aseguradoras que ya tienen una licencia para actuar en el Espacio Económico Europeo, seleccionar una aseguradora con licencia requerida en el Espacio Económico Europeo para que les haga de fronting o establecer estructuras en el Espacio Económico Europeo, a través de filiales”, explican los expertos de Marsh, asegurando que son varias las aseguradoras que ya han optado por esta última opción

En el caso de los corredores de seguros con sede en Reino Unido, estos “deberán optar por establecer estructuras en el Espacio Económico Europeo, a través de filiales”, comenta De la Cueva, y “en caso de no adaptarse, deberán dejar de prestar sus servicios en España”, como consecuencia de las prohibiciones establecidas puntualiza.

Dirección General de Seguros

De acuerdo con el contenido de una resolución a una consulta realizada a finales del año 2017 a la Dirección General de Seguros, a partir de que el divorcio y sus términos sean efectivos, cualquier aseguradora inglesa que venga prestando sus servicios en España en régimen de libre prestación de servicios o en régimen de establecimiento deberá dejar de suscribir nuevos contratos. “En caso de suscribirlos, los mismos serán nulos de pleno derecho. En lo que respecta a los contratos de seguros suscritos con anterioridad a la conclusión del Brexit, los mismos mantendrán sus efectos hasta su vencimiento en las mismas condiciones en que fueron suscritos”, explica De la Cueva sobre eventuales consecuencias.

Además de aseguradoras y corredurías de seguros españolas que actúan en Reino Unido en régimen de libre prestación de servicios o en régimen de establecimiento.

Posibles soluciones

En este sentido, la autoridad en materia de seguros de Reino Unido ha abierto un Régimen Temporal de Permisos para que ciertas empresas, entre las que se incluyen las aseguradoras y las corredurías de seguros del Espacio Económico Europeo (EEE) puedan operar en el Reino Unido.

Para ello, se efectúe el abandono -previsiblemente el próximo 31 de enero de 2020- se debe notificar a la Prudential Conduct Authority que se quiere operar en Reino Unido hasta que reciban una nueva autorización directa de los reguladores británicos.

“Dicho Régimen Temporal de Permisos permite trabajar a las citadas entidades hasta el mes de marzo de 2022, fecha en la que deberán dejar de hacerlo salvo que hubieran recibido una autorización directa para trabajar en el Reino Unido”, comenta De la Cueva.

Además, recuerda que “en lo que respecta al número de aseguradoras con domicilio en Gibraltar que actúan en España en alguno de los citados regímenes, el tratamiento que habrá que darles es el de entidades con domicilio en el Reino Unido”. “Por ello tendrán que analizar la posibilidad de constituir filiales domiciliadas dentro de cualquiera de los países del Espacio Económico Europeo para poder seguir prestando sus servicios a partir de la salida efectiva de Reino Unido”, comenta el experto de Marsh reconociendo las dificultades de adaptación que asumirán estas empresas durante el conocido como “periodo de transición”.