La empresa forma a mayores que trabajarán siendo jubilados

El Ministerio de Empleo llama a los empleados a compatibilizar la vida laboral con una pensión de forma voluntaria para reducir las cargas a la Seguridad Social y reinsertar en el mercado a los parados de larga duración

29 may 2018 / 18:16 H.

El Gobierno de España y el sector privado han comenzado a impulsar fórmulas para alargar los años de actividad laboral. Esto, se traduce en un ahorro para las cuentas de la Seguridad Social, aunque sin tocar uno de los factores más delicados del sistema de pensiones: la edad de jubilación. Después de que el Gobierno de Zapatero aprobase una ley que elevaba la edad de retiro de los 65 a los 67 años a partir de 2027, ningún partido parece dispuesto a abrir el melón de un nuevo retraso de la jubilación por el rechazo social que acarrearía y, más allá, las iniciativas impulsadas desde diversos ámbitos están dirigidas a aumentar la empleabilidad de los más mayores y a que estos puedan compatibilizar su actividad profesional con el cobro de la pensión de jubilación.

Se trata de una batalla ya iniciada por el Ministerio de Empleo, desde donde se impulsó una medida para que los trabajadores que lleguen a la edad de jubilación puedan compatibilizar su actividad productiva con la percepción del 50 por ciento de la pensión en el caso de los empleados por cuenta ajena, y del 100 por ciento en el caso de los autónomos.

“Tenemos que cambiar la ilusión de la prejubilación de los trabajadores mayores de 50 años por la ilusión de seguir en la empresa”, aseguraba recientemente el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, en el marco de un acto de la Fundación Endesa sobre la jubilación activa. En este sentido, Riesgo explica que sobre la proyección de esperanza de vida de los españoles, en 83 años -la segunda más alta del mundo por detrás de Japón-, avanzar en el alargamiento de la vida laboral es uno de los caminos hacia el sostenimiento de las pensiones. Así, el mantenimiento de los perfiles profesionales mayores de 50 años en la empresa supone un ahorro del coste en pensiones a cargo de la Seguridad Social además de retener el valor añadido que aporta una persona con amplia experiencia en la actividad y, más allá, su reincorporación implica un descenso de la tasa de paro, sobre todo entre el grupo de los desempleados de larga duración.

No obstante, el objetivo de retener este talento senior no solo corre a cargo de los incentivos que pueda ofrecer el Gobierno, sino que precisa de la implicación activa del sector privado.

Uno de los ejemplos de empresa comprometida con las bondades de favorecer la jubilación activa y la retención del valor añadido de los mayores de 50 años en la empresa es el proyecto Savia llevado a cabo por Endesa.

“Creemos en la importancia de impulsar proyectos que fomentan las oportunidades, y creemos que el aprendizaje y el emprendimiento son claves para fomentar el talento y apoyar al millón de personas mayores de 50 años que se encuentran en riesgo de exclusión”, argumenta el presidente de la Fundación Endesa, Borja Prado, acerca del lanzamiento del proyecto.

Una plataforma, Savia, que funciona como un punto de formación y posterior incorporación al mercado de trabajo de perfiles profesionales mayores de 50 años. En este sentido, se presenta como un hub digital donde se aglutinan los servicios y recursos necesarios para poner en valor la experiencia y el talento de esta generación, y en donde se dan cita tanto las personas interesadas como las instituciones y las empresas. Así, Savia prepara a estas personas en las aptitudes que actualmente demanda el mercado, principalmente digitales, para posteriormente asesorarlas en la búsqueda de empleo o en propuestas de emprendimiento.

Cabe recordar que, según las estimaciones de la ONU, España será en el año 2050 el país más envejecido del mundo, con un 40 por ciento de su población superando los 60 años de edad.