España y Francia, los países del euro que más tiempo mantienen a sus jubilados

El aumento de la esperanza de vida y la necesidad de los Estados de abonar prestaciones de jubilación durante un mayor periodo de tiempo tensiona la capacidad financiera de los sistemas de Seguridad Social

24 dic 2019 / 08:57 H.

Una de las claves que bordea la tensa coyuntura financiera de los sistemas públicos de Seguridad Social es puramente demográfica y responde al progresivo envejecimiento de la población por el aumento de la esperanza de vida en todos los países desarrollados. Así, la obligación por parte de los Estados de abonar las pagas a los pensionistas durante un mayor periodo de tiempo del que fueron concebidos en un principio supone un esfuerzo extraordinario en términos de recursos presupuestarios destinados a la protección de las clases pasivas. Y en este escenario, Francia y España soportan tensiones aún mayores que otros países del entorno comunitario. Concretamente, son los países de la zona euro que más tiempo tienen que mantener a sus jubilados y pensionistas después del retiro de la vida activa, una media de 21,3 años, según los datos proyectados en el informe Pensions at a Glance 2019, elaborado por la OCDE.

De hecho, si atendemos a la división entre hombres y mujeres, nuestro país es el tercero de todos las potencias desarrolladas de la OCDE con mayor esperanza de vida de sus pensionistas mujeres (23,3 años), solo superado por los niveles de Japón que mantiene a este colectivo durante más de 24 años una vez abandonado el mercado de trabajo. En este mismo grupo de pensionistas mujeres, Francia abona estas sus prestaciones durante el mismo tiempo que España, y el siguiente país de los grandes del euro que más tiempo da cobertura a sus pensionistas femeninas es Italia, con una media de 22,5 años y Portugal durante 22 años.

En el caso de los hombres, de entrada, se aprecia una reducción de estos periodos como consecuencia de una realidad, y es que la esperanza de vida de los varones es menor a la de las mujeres. A pesar de ello, España todavía aparece como una de las potencias con una mayor carga sobre las cuentas públicas en términos de esfuerzo financiero para abonar las prestaciones.
Es la primera de los países más potentes del entorno comunitario, con una media que alcanza los 19,4 años de cobertura, similar a los registros de Francia, y por encima de otros países como Italia, donde este periodo se prolonga durante 19,3 años. Por su parte, Alemania y Portugal, dan cobertura a sus pensionistas varones durante 18,3 y 18,4 años, respectivamente.

En la parte alta de este ranking que comprende a los países pertenecientes al club de los más desarrollados de todo el globo se encuentra de nuevo Japón, que mantiene durante 19,9 años a sus pensionistas varones, mientras que en el caso de Suiza y de Australia este periodo se extiende hasta los 20 años.

En este sentido, el informe de la OCDE concluye que las mujeres de 65 años cuentan con una esperanza de vida después de la jubilación de 21,3 años, que se prevé que aumente hasta los 25,2 años en el periodo 2060-65. Por su parte, los hombres de la misma edad podrían esperar vivir 18,1 más años en 2015-20, con un aumento previsto de 4,5 años en 2060-65 para llegar a unos 22,5 años. Por lo tanto, las brechas de género se espera que disminuya ligeramente en los próximos 45 años (de 3,3 a 2,7 años en promedio en los países de la OCDE). “La mejora en la esperanza de vida restante a los 65 años se reducirá un poco. Aumentó en 13,7 años en el tramo de 1955-1960 a; 15,9 años en 1985-1990, antes de acelerar a 19,8 años en 2015-2020 de media. Y se espera que aumente aún más hasta los 22,6 años en 2045-2050”, apunta el informe.

Además, existe una variación considerable entre los países de la OCDE en la esperanza de vida a edades avanzadas. Las mujeres en Japón se predice que vivirán otros 28,8 años al llegar a los 65 años en 2060-65, seguido de Corea (27,4 años). En cambio, las mujeres en México se espera que vivan 22,1 años más, muy por debajo.

Para los hombres hay menos variación entre países que hay para las mujeres. Suiza tendrá la vida más larga la esperanza de vida a los 65 años en 2060-65 (23,9 años), seguida de Australia, Israel y Japón (23,8 años). En cambio, Letonia (19,2), Lituania y Hungría (ambos 19,9) se encontrarán en las últimas plazas.

Además, se prevé que la brecha de género en la esperanza de vida a la edad de 65 años pueda estar entre casi dos y cuatro años a favor de las mujeres en casi todos los países de la OCDE en 2060-65. Mayores brechas de género de 4,5 a 5 años se observan tanto en Japón como en Corea.

En cuanto a las principales economías no pertenecientes a la OCDE, la esperanza de vida es generalmente más baja que el promedio de la OCDE. La esperanza de vida al nacer es, con mucho, la más baja de Sudáfrica, con 60,2 años para los hombres y 67,1 años para las mujeres. La esperanza de vida más alta al nacer se encuentra en Argentina para las mujeres en 79,8 años y en China a 74,5 años para los hombres. A los 65 años la longevidad es la más baja para las mujeres sudafricanas (14,7 años) y hombres (11,5 años).