El seguro exige al Gobierno informar de la pensión futura

Los expertos aseguran que el exceso de confianza en la cobertura de la jubilación por parte del Estado desincentiva el ahorro complementario de cara a la salida del mercado laboral

26 jun 2019 / 10:25 H.

La falta de información sobre el sistema público de pensiones y la cuantía de la prestación que recibirán los futuros jubilados supone uno de los principales frenos a la hora de comenzar a ahorrar de cara al retiro laboral, tanto en cuanto la gente no es consciente de las eventuales necesidades complementarias a la pensión de jubilación en términos de conservación del poder adquisitivo en el periodo posterior al abandono del mercado de trabajo. Esta es la principal conclusión que se extrae de la jornada celebrada este mes de junio por CNP Partners bajo el lema Abordando el reto de las pensiones: Nuevos enfoques sobre la coyuntura del sistema de pensiones en España y también en Latinoamérica.

En este sentido y a colación de los datos que constatan la baja tasa de ahorro entre los hogares españoles, el director de UN Ahorro de CNP Partners, Juan José Velasco, hizo hincapié en que, a pesar de lo dispuesto en la reforma del 2011 del sistema de pensiones impulsada por el PP en la que se insta a los futuros Gobiernos a enviar a las personas cercanas a la jubilación el conocido como sobre naranja con la información sobre la cuantía de pensión pública que fueran a recibir, ninguno de los Ejecutivos que han pasado desde entonces por el Ministerio de Trabajo, ni del PP ni el del PSOE, han llevado a la práctica esta petición. “No tenemos información periódica y precisa sobre el nivel de la pensión. Si lo conseguimos, incentivaremos que se ahorre para complementar la jubilación”, explicaba Velasco durante su intervención en la jornada.

En este sentido, otro de los asistentes, el presidente del grupo Novaster, Diego Valero, apuntó que la desinformación genera desconfianza entre los ciudadanos respecto a los gestores de los ahorros. De hecho, el ejercicio de transparencia que se exige a los poderes públicos también se extiende a la labor de las empresas aseguradoras y gestoras de ahorros con el fin de incrementar la confianza de las personas en el sector y que sea más fácil la labor de generar un hábito en torno a la previsión social complementaria.

Así, para impulsar el ahorro individual y proactivo, el también profesor Diego Valero asegura que es necesario desterrar la idea, expandida en España, de que “el Estado va a estar ahí para resolver” el problema del poder adquisitivo de las personas durante la jubilación y dotar de información a los contribuyentes. Del mismo modo, invita a reformular los modelos de previsión, con productos nuevos, partiendo de la premisa de que las compañías están errando en la estrategia de venta de productos destinados al ahorro en el largo plazo. Así, detalló cómo la economía conductual explica nuestro comportamiento ante el ahorro a largo plazo, planteando soluciones que han funcionado en otros países. “Tenemos que lograr implementar sistemas que nos permitan ahorrar sin que nos suponga un sacrificio”, señaló. En este sentido, explicaba que, entre los sistemas de ahorro más efectivos, y que ya se están implementando en otros países, figuran el nudging o las pensiones por consumo.

En este sentido, Valero indicó que actualmente la tasa de reemplazo del sistema público de pensiones español es de un 80 por ciento aproximadamente. Sin embargo, la proyección estima que en 50 años llegue a ser de menos del 50 por ciento, lo que supone que la cantidad que se percibirá por la pensión de jubilación será menos de la mitad de la última nómina recibida. “Lo primero es informar a la sociedad sobre su pensión de jubilación”, puntualizó.

Reformas urgentes

“Es necesario adaptar los sistemas de pensiones a la realidad social para asegurar su continuidad”, explicó el profesor Carmelo Mesa-Lago, experto en economía de la Seguridad Social en América Latina y catedrático de la Universidad de Pittsburgh. Sobre el caso español, el profesor concluía que “es urgente aplicar reformas en el sistema de pensiones en España, porque el problema que tiene actualmente es evidente”.

La clausura del desayuno corrió a cargo de María Francisca Gómez-Jover Torregrosa, la subdirectora general de Organización, Estudios y Previsión Social Complementaria de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que, tras ofrecer las cifras de coyuntura sobre la previsión social complementaria en España, destacó “la necesidad de que las entidades integren en su gestión la sostenibilisobre dad y la agenda del cambio del Ministerio de Economía y Empresa, en favor de aspectos como la protección del estado de bienestar, donde se hace referencia a cuestiones como el posible desarrollo de la previsión social empresarial”, haciendo un especial hincapié en los sistemas de ahorro complementario a través de la empresa, como el que funciona actualmente en el Reino Unido, el denominado NEST.