El PSOE plantea un impuesto para pagar
la jubilación del ‘Baby Boom’

La propuesta responde al previsible repunte del gasto en pensiones entre 2030 y 2050 por el retiro laboral de este colectivo. El tributo sería temporal y finalista, para sufragar únicamente esta partida

29 may 2019 / 09:50 H.

Todos los expertos en la materia ya cuentan con que la jubilación de las personas de la cohorte del baby boom tensionará sobremanera las cuentas de la Seguridad Social, que se verá obligada a afrontar el pago de unas pensiones de más cuantía, debido a la mayor generación de derechos por cotizaciones de trabajadores con salarios más elevados que las generaciones precedentes,
y durante un mayor periodo de tiempo por el alargamiento constante de la esperanza de vida. Así, en plena campaña electoral, junto antes de las votaciones de las elecciones generales, y también autonómicas, municipales y europeas, el responsable económico de La Moncloa, Manuel de la Rocha, propuso la creación de un impuesto especial para pagar las pensiones, un medida que va más allá de las expuestas por los socialistas en el programa electoral, donde se recogen los compromisos que ahora deberá canalizar a través de la formación de Gobierno y el acuerdo de un programa político para los próximos cuatro años.

Sobre este aspecto del tratamiento de las pensiones para la legislatura entrante fueron preguntados los representantes económicos de los principales partidos -Manuel de la Rocha (PSOE), Alberto Nadal (PP), Francisco de la Torre (Ciudadanos) e Iván Ayala (Unidas Podemos)- en el debate específico de la materia albergado por el Consejo General de Economistas, con el denominador común entre las posturas de los representantes de la necesidad de mantener el poder adquisitivo de los pensionistas en el largo plazo, pero sin perder de vista la sostenibilidad financiera de la Seguridad Social, comprometida en los últimos años de recuperación de la crisis anotando déficits consecutivos que ha llegado a estabilizarse en el entorno de los 18.000 millones de euros.

La novedad en los postulados la dejó el responsable económico de La Moncloa, al asegurar que el PSOE está dispuesto a debatir la aplicación de un impuesto específico para pagar las pensiones durante los años de la jubilación de la generación del baby boom, a partir de 2030, cuando las previsiones sitúan un fuerte repunte del gasto que ante la falta de ingresos extra del sistema, pero que se moderará cuando la cohorte sale del mismo. Desde el partido socialista ya se había deslizado la idea de que si las cotizaciones no alcanzaban para cubrir el gasto habría que tirar de impuestos con figuras como la llamada tasa Tobin.

“Abrimos la puerta a un impuesto especial durante los 20 años de tensión del Sistema”, señaló el socialista De la Rocha en referencia a lo que sería un tributo ad hoc y temporal para contener el tensionamiento de la tesorería de la Seguridad Social por la jubilación de los conocidos como baby boomers.

Concretamente, las previsiones de la AIReF sitúan que ante la situación actual con la derogación del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) una proyección de incremento del gasto entre 2 y 4 puntos porcentuales del PIB hasta 2050, asumiendo las previsiones de evolución demográfica, es decir, cerca de 25.000 millones de euros más. Ello supondría un desembolso en la partida de las pensiones de cerca del 15 por ciento del PIB, algo por encima de la media de la UE, pero que De la Rocha asegura es un gasto “perfectamente financiable”.