Yolanda Díaz, en Trabajo, pero sin armas para derogar la reforma laboral

Pedro Sánchez vacía la cartera de la nueva ministra de Podemos, Yolanda Díaz, dejando en manos de Escrivá la Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, y en manos de Celaá la política de FP

29 ene 2020 / 08:31 H.

Debemos derogar la reforma laboral”. Con este propósito inició la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, su andadura al frente del Ministerio que centrará buena parte de sus esfuerzos en cambiar la ley que rige el mercado laboral desde que en 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy ejecutase su reforma en una coyuntura de destrucción masiva de puestos de trabajo. Pero Díaz no lo tendrá fácil, al haber sido su Ministerio desposeído de algunas competencias que tenía la Cartera en la etapa anterior. Sin embargo, la presencia de Díaz al frente del Ministerio pone en el centro de la diana no solo los aspectos “más lesivos” de la reforma del PP que se comprometió a modificar su antecesora, Magdalena Valerio, sino que pretende la modificación total del texto. Sin embargo, se mantienen los objetivos centrales en este ámbito: la vuelta a la ultractividad de los convenios de trabajo, recuperar la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa, la regulación de las subcontrataciones, además de la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que agrave las posibilidades de despido por parte del empleador, entre otras cuestiones.

“La clave de un buen gobierno es que cuando hablamos de cifras, sepamos que estamos hablando de personas. Existe una precariedad que lo invade todo, combatirla es nuestro objetivo, es nuestro desafío, y lo haremos con derechos. Debemos derogar la reforma laboral para retomar los derechos de los trabajadores”, apuntaba Díaz sentando las bases de su mandato y asegurando que desde su gabinete aspiran a defender las demandas básicas de la clase trabajadora.

Continuar el diálogo social

A pesar de las claras intenciones expresadas por la nueva ministra, también quiso dar un mensaje de moderación y de calma de cara a los agentes sociales. “Esta ministra y este ministerio van a situar el diálogo social como base de su acción”, aseguraba Díaz en clara alusión a las otras dos partes que componen la mesa tripartita y donde pretende alcanzar consensos tanto con sindicatos como con empresarios en cuestiones cruciales como la reforma laboral, pero también otras como la anunciada subida del salario mínimo interprofesional y la aprobación de un nuevo estatuto de los trabajadores.

“Seguirá siendo el Ministerio de las personas”. Además, con estas palabras, la ya ministra Díaz recogía el guante del espíritu que ha marcado la actividad de este ministerio desde la llegada del PSOE a la presidencia del Gobierno. De hecho, tal es la muestra de línea continuista que seguirá la nueva ministra de Trabajo que dijo de la ya exministra Valerio que “es su preferida” y que ahora más que nunca la tendrá como referente.

Recorte de competencias

Más allá de la separación de este ministerio de un organismo que nunca tuvo entidad ministerial, la Seguridad Social, no es el único recorte de competencias a un ministerio crucial para el funcionamiento del país. Así, fue la propia ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, quien anunció que ella será quien aglutinará todas las competencias en este sentido, incluidas las que estaban bajo el paraguas del Ministerio de Trabajo.

Así, el Ministerio asumirá así tres competencias hasta ahora en manos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social: la elaboración de las normas e informes sobre el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales; la elaboración y actualización de los Certificados de Profesionalidad y las pruebas de evaluación. Lo que sí recaerá sobre las competencias de la nueva ministra de Trabajo es la gestión del SEPE y las políticas activas de empleo. La cantidad contemplada en los Presupuestos Generales del Estado de 2019 para la Secretaría de Estado de Empleo. De esta cantidad, 5.985 millones de euros se destinarían directamente a las políticas activas de empleo, bajo el manto del SEPE. Además, el propio proyecto de políticas activas de empleo para 2019 detalla que, de los casi 6.000 millones de presupuestos, se podrán distribuir entre las autonomías un total de 2.000 millones. “Las políticas activas de empleo garantizarán que las ofertas de colocación sean adecuadas a las aptitudes y perfiles formativos de las personas desempleadas”, asegura el programa de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, añadiendo que se garantizará una atención individualizada, profesional e integral a los desempleados y desempleadas, dirigida a su rápida reincorporación al mercado de trabajo, prestando especial atención a los jóvenes, parados de larga duración y a los supuestos de exclusión social. Cabe recordar que Inclusión y Migraciones eran también competencias del Gabinete de Magdalena Valerio que ahora recaen en la cartera de José Luis Escrivá, al frente de la Seguridad Social.

Joaquín Pérez Rey será el secretario de Trabajo

El profesor de Derecho laboral Joaquín Pérez Rey (Madrid, 1973) será el nuevo secretario de Estado de Trabajo y Economía Social en el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos bajo la dirección de Yolanda Díaz. Joaquín Pérez Rey, colaborador habitual de la Fundación Primero de Mayo y de la Fundació Cipriano Garcia, de CCOO, ha ahondado en la dualidad del mercado laboral en España, con una excesiva tasa de trabajadores con contratos temporales, así como en la figura del autónomo Trade, muy utilizada de manera fraudulenta por las plataformas digitales y otras compañías en forma de falsos autónomos, según la Inspección de Trabajo. Autor de los libros ‘Estabilidad en el empleo’ (2004); ‘La transformación de la contratación temporal en indefinida. El uso irregular de la temporalidad en el trabajo’ (2004); ‘El régimen profesional del trabajo autónomo económicamente dependiente: novedades legales y jurisprudenciales’ (2016) y, junto a Antonio Baylos, ‘El despido o la violencia del poder privado’ (2009).