“Quien decide subir los costes laborales un 22,3% es alguien que nunca ha pagado una nómina”

27 feb 2019 / 11:26 H.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, analiza la actualidad de las pensiones, el mercado laboral, y el colectivo de los autónomos.

¿Cómo valora las medidas para autónomos adoptadas por el Gobierno a finales de 2018? ¿Qué medidas echó en falta?

En 2018 entró en vigor la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, con algunas medidas en materia de conciliación, así como sobre bonificaciones para la contratación a familiares y discapacitados, la compatibilización del 100 por ciento de la pensión de jubilación y la actividad por cuenta propia, siempre que tengan al menos a un trabajador a su cargo y fue un gran comienzo. 2019 arrancó con nuevas medidas, que otorgaron más protección social a los autónomos: derecho a paro, derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja, formación continua y reciclaje profesional, no pagarán la cuota de Seguridad Social a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta... Son medidas muy necesarias y muy reclamadas desde ATA. Ahora hay que seguir avanzando en eliminar trabas, en reformar el Reta, en mejorar la Ley de Segunda Oportunidad, en marcar el régimen sancionador a los que incumplen la Ley de Morosidad, entre otras medidas.

¿Considera justo que la reforma planteada para el Reta avance en la cotización a la Seguridad Social en base a los ingresos reales?

Esto ahora es más incógnita de lo que ya era. Todo el mundo daba por hecho que la cotización por ingresos reales iba a ser pronto una realidad y, sin embargo, desde ATA hemos dicho que no íbamos a dar un cheque en blanco. Primero había que ver qué significaba realmente la cotización por ingresos reales. Hay que tener en cuenta que no se han terminado los estudios, los análisis. Supongamos que hubiera significado una merma a los ingresos de la Seguridad Social... no estoy convencido de que hubiera prosperado. Es decir, ahora, con elecciones a la vista, el estudio sobre esta cuestión se va a retrasar y se verá cuando haya Gobierno conformado. De todas formas, insistimos en que no había nada cerrado. El Ejecutivo se había comprometido a ponerlo en marcha si había consenso y si era factible, pero no se daba nada por seguro.

Existe una disyuntiva técnica sobre si esos ‘ingresos reales’ sobre los que girará la cotización deberían ser los brutos o los netos...

Primero hay que ver si es factible. Cualquier tipo de implementación debe ser sobre rendimientos netos y siempre a posteriori, es decir, en campaña de Renta cuando el autónomo sepa los resultados anuales. Un autónomo sabe lo que ganó ayer, no lo que ganará mañana. No se puede confundir los ingresos de un autónomo con los de un asalariado con su nómina y remuneración fija, independiente de cómo vaya la empresa que le paga. Para un autónomo, los rendimientos netos de hoy son el colchón económico y financiero del mañana.

¿Cómo valoran el incremento de la cuota experimentado a principios de 2019 compensado con una ampliación de las prestaciones recibidas?

La base de cotización ha subido este año en la media de la última década, pero esta vez incluye más protección social para los autónomos. Es la primera vez que podemos decir que por 5 euros más al mes los autónomos han ganado derechos.

¿Qué piden los autónomos de cara a la futura reforma del Reta?

Que se adapte a nuestras necesidades y dé respuesta a lo que ya es una realidad: no podemos dejar de entender que el mercado laboral ya no es el que era; ya no es mitad funcionarios, mitad trabajadores con un puesto fijo. Ahora la movilidad laboral, las colaboraciones, la economía digital y las nuevas relaciones laborales son un presente que va a definir el futuro. Y no hablamos de precarizar el mercado laboral. Hablamos de una nueva forma de trabajar en la que un arquitecto puede asesorar o dar clases magistrales, en la que un agricultor puede colaborar con una empresa de desarrollo rural. Hablamos de unas relaciones laborales y mercantiles distintas, no peores, pero, eso sí, mucho más diversas y ágiles. La digitalización de la economía va a abrir muchas formas de relaciones mercantiles en el ámbito del trabajo por cuenta propia.

¿Qué desventajas ve en la jubilación de los autónomos respecto al régimen general? ¿Qué medidas defiende para apuntalar las pensiones?

Lo primero: el cálculo del cómputo de las pensiones es exactamente igual para todos los regímenes. El problema principal es que los autónomos cotizan en su mayoría por lo mínimo. Cotizan de media un 40 por ciento menos que los asalariados, que aseguran su coche a todo riesgo, pero no lo hacen con su propio futuro. Y cuando llega ese futuro hay muchos que no han previsto y reciben una pensión un 40 por ciento menor que la de sus propios asalariados. Desde ATA siempre defenderemos que la elección de la base de cotización de los autónomos de la que luego se calculan sus prestaciones siga siendo voluntaria, pero hay que hacer pedagogía y explicar a los autónomos las consecuencias. Está en nuestro debe el concienciar sobre que la cotización no sólo determina la pensión por jubilación, sino también las prestaciones por incapacidad en cualquiera de sus formas. ATA ha propuesto, en la senda de racionalizar el sistema y lograr que los trabajadores coticen más para obtener mejores prestaciones, establecer el cómputo de la pensión en función de lo cotizado durante toda la vida laboral. Muchos autónomos cotizan poco hasta que llegan a los años previos a jubilarse, porque saben que sus aportaciones no cuentan a la hora de fijar la futura cuantía de su pensión. Si se reformara este aspecto, muchos entenderían que la Seguridad Social computa todas sus cuotas, de la primera a la última, y les impulsaría a mejorarlas cuando sus ingresos se lo permitieran. Además de hacer aportaciones voluntarias que mejoren la cotización anual a final de año cuando se hace balance de ingresos y gastos. Por otro lado, creemos necesario destopar las bases máximas a partir de los 47 años. No tiene sentido que se les aplique un techo a autónomos que llevan diez años cotizando en varios regímenes y que ya están en la base máxima. La Seguridad Social podría recaudar 1.100 millones con que sólo el 20 por ciento de los que están en esta edad se animara a aumentar sus aportaciones para mejorar sus pensiones futuras.

¿Cómo valora el regreso a la actualización de las pensiones con el IPC?

Hasta que no arreglemos el punto anterior, lo del IPC será sólo un valor a considerar. Todo lo que sea revalorizar está bien, pero el debate es más profundo que el IPC, ya que este índice puede crecer de forma desorbitada, por ejemplo, y los salarios y la economía no. Esto puede ocasionar un agujero en el Sistema de pensiones de difícil solución.

¿Y qué reflexión le merece el hecho de que a pesar de que la edad legal de jubilación ha subido, los españoles adelanten su retiro efectivo?

Los autónomos cada día se jubilan más tarde. ATA siempre ha apostado por dar facilidades a quienes se quieran jubilar llegada la edad legal y, por supuesto, a aquellos que quieran seguir al frente de sus negocios. ¿Por qué despreciar el valor añadido de la experiencia? La opción de compatibilizar trabajo y pensión entró en vigor el 17 de marzo de 2013, con el Real Decreto Ley 5/2013, que estableció una nueva regulación de la compatibilidad entre la pensión de jubilación y trabajo, tanto por cuenta ajena como propia. Es una de las medidas más acertadas que se pusieron en marcha y que ha beneficiado en gran parte a autónomos mayores de 65 años que ahora pueden compatibilizar pensión y trabajo, lo que ha provocado, junto a la posibilidad de poder acceder a la jubilación anticipada, que el número de altas en pensiones se haya duplicado.

¿Cree que el colectivo de autónomos con empleados tiene capacidad para activar planes de pensiones para sus trabajadores?

Sí, siempre que suponga una reducción de las cotizaciones que el autónomo paga por sus empleados. Los autónomos empleadores han crecido un 1,6 por ciento (+6.802 autónomos empleadores) en el conjunto de 2018. Pero sólo el 10 por ciento tiene cinco o más trabajadores. Un autónomo con uno o dos empleados pasa muchas noches en blanco optimizando su negocio para pagar las nóminas y dan lo máximo que tienen. Es muy complicado que puedan poner en marcha planes de pensiones para sus trabajadores: es posible que no tengan ni para ellos mismos sin concesiones añadidas.

¿Se está actuando correctamente contra los falsos autónomos?

Toda herramienta que combata el fraude laboral es bienvenida. Y la lucha contra el fraude de empresas que usan falsos autónomos es primordial. El que haya falsos autónomos es un problema, un fraude de ley, y hay que combatirlo. Desde ATA siempre hemos pedido mayor control: esta forma encubierta de trabajo asalariado hace mucho daño a las empresas que cumplen la ley. Es una competencia desleal que hay que atajar. Con la aprobación del decreto que modifica la normativa de Seguridad Social para garantizar la afiliación de los falsos autónomos en el Régimen General, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social si detecta el encuadramiento irregular de trabajadores en el Régimen de Autónomos inicia un procedimiento de control e instará a la Seguridad Social (ITSS) para que, de oficio, dé de alta a estos trabajadores en el Régimen General como medida previa hasta aclarar la situación. Pero hay que dotar a la inspección de trabajo de todas las armas necesarias para que pueda actuar, y para ello es imprescindible que se dote de mayor protección al trade para evitar que haya empresas que en vez de utilizar esta figura lo hagan contratando falsos autónomos.

¿Han apreciado en enero algún ‘trasvase’ entre el Reta y el Régimen General tras la subida del SMI y los cambios en las bases de cotización?

No, el dato de empleo ha sido malo, pero ya veníamos avisándolo.

¿Cree que la subida del SMI y el alza salarial tendrán impacto negativo?

El SMI debe subir, pero no de golpe. Entre otras cosas, porque suben también las cotizaciones. El Gobierno se ha saltado el acuerdo de los interlocutores sociales. Una cosa está clara: quien toma la decisión de subir los costes laborales un 22,3 por ciento es alguien que nunca ha pagado una nómina. Los ingresos o beneficios de una empresa no van a subir en esa proporción. Estaría muy bien, pero no es realista. Es apretar mucho a quienes generan empleo. Por tanto, indudablemente que va a afectar al empleo: ya hay autónomos con trabajadores que o bien están despidiendo o reduciendo la jornada.

¿Qué tiene que ocurrir en España para que suban los sueldos?

Habíamos cerrado un pacto en el Diálogo Social para subir el SMI en un plazo más calmado. Ahora todo se ha precipitado y los problemas también. La patronal ha invitado a las empresas a subir los salarios un 3 por ciento. Pero sube la economía y suben ciertos salarios, y otros no tanto. No a todas las empresas les va bien y eso hace que la media de las subidas no llegue a ese 3 por ciento.

¿Cómo ve la contrarreforma laboral que proponen los sindicatos?

Un despropósito. Llevamos años con tasas de creación de empleo no conocidas anteriormente. Han aumentado el número de contratos indefinidos y la flexibilidad laboral interna, por lo que no entendemos que se quiera poner zancadillas a la creación de empleo.

¿Con qué nota, del 1 al 10, calificaría la gestión del Gobierno socialista con las políticas que afectan a los autónomos?

No solemos calificar a los Gobiernos. Nosotros dialogamos, consensuamos y acordamos medidas en favor de los autónomos con quien gobierne.

¿Cómo valora la integración de ATA en CEOE y qué objetivos tiene?

Los autónomos vamos a estar mejor representados. Caminar junto a CEOE significará que los autónomos podrán tener más interlocución y mucha más fuerza en su representación. La unidad empresarial hace más fuerte a todo el tejido productivo porque los niveles de interlocución se multiplican, más aún en el momento actual de dispersión y división que afecta a muchos ámbitos de la sociedad. Que los autónomos, pymes y grandes empresas caminemos juntos es un éxito y redundará en beneficio de todos. CEOE es uno de los agentes fundamentales en el diálogo social, y bajo su paraguas va a estar la asociación con mayor representación y afiliación de autónomos de España, lo que hará que tengamos una patronal mucho más unida, más fuerte, que represente a todo el espectro del tejido empresarial español.