Queridos Reyes Magos...

Salomé Mesa, responsable de Marketing Corporativo de CNP Partners

26 dic 2018 / 20:16 H.

    Queridos Reyes Magos, acaba 2018 y es el momento perfecto para hacer balance del año, para analizar si los propósitos que hicimos en enero se han convertido en objetivos cumplidos, de ver en detalle qué cosas han ido bien y cuáles no tan bien. Saquemos conclusiones y aprendamos de todo aquello que podemos mejorar, porque es el momento de definir los nuevos propósitos para el nuevo año y de escribir esa carta a los Reyes Magos, en la que podemos pedir todos nuestros deseos.

    Acaba 2018 y hacemos repaso de un año en el que el sector asegurador ha tenido la palabra pensiones más presente que nunca. Hemos oído hablar de su revalorización, de los acuerdos y no acuerdos del Pacto de Toledo, del retraso en la implantación del factor de sostenibilidad, de la suficiencia y sostenibilidad del actual sistema de pensiones o de la necesidad de complementar la pensión pública, entre otros temas. Muchos de estos asuntos, que hasta ahora manejábamos sólo dentro del sector, hoy, cuando prácticamente ha terminado el año 2018, parecen haberse vuelto mucho más cotidianos para todos los ciudadanos. ¿Pero realmente es así?

    En un momento como el actual, en el que el futuro de las pensiones parece incierto, en el que los datos demográficos muestran cómo cada vez tenemos un país más envejecido y mucho más longevo, con cada vez menos cotizantes y más pensionistas, y en el que, por otro lado, la pensión pública es una de las más generosas de Europa, nos planteamos si estamos suficientemente concienciados sobre la situación o no.

    La conciencia de ahorro es algo que siempre ha estado presente en nosotros. Conocemos trucos para ahorrar en la factura de los suministros energéticos y contribuir a mejorar el medioambiente, trucos para ahorrar en nuestras compras y contribuir a un consumo responsable, e igualmente, trucos para ahorrar de forma regular a lo largo de nuestra vida para poder asegurarnos un futuro mejor.

    Tenemos esa conciencia de ahorro, y tenemos la necesidad de asegurar nuestro bienestar futuro, pero la realidad es que muchas veces dejamos la reflexión sobre cómo satisfacerla para mañana.

    Como algo inherente a todos los seres humanos, damos prioridad a la satisfacción de nuestras necesidades más inmediatas antes de preocuparnos por nuestras necesidades futuras, pero no debemos olvidar que están ahí. También forman parte de nuestra vida, y cuanto antes las abordemos y nos planteemos cómo darles solución, más sencillo será cumplir con nuestros propósitos.

    Cada vez somos más conscientes de que la pensión pública se verá reducida en los próximos años, de que no será suficiente para que mantengamos nuestro nivel de vida en la jubilación, y de que debemos pensar en cómo complementar esa pensión pública para asegurarnos el bienestar futuro. Pero por el momento no hacemos el suficiente esfuerzo para poner solución temprana al problema que vendrá. Nos cuesta mucho esfuerzo reservar parte del ahorro que realizamos para un futuro del que no sabemos mucho.

    Desde el sector asegurador tratamos de contribuir a generar esa conciencia de ahorro, que cada vez parece ser más necesaria. También instituciones públicas han puesto en marcha iniciativas vinculadas a mejorar el conocimiento y la información sobre la situación de las pensiones en España y su futuro. Hemos conseguido avances en la concienciación del ahorro para la jubilación, pero todavía queda mucho por hacer.

    Y... ¿cómo podemos hacerlo? Escribamos nuestra carta a los Reyes Magos.

    Pidamos aquello que nos gustaría tener y reflexionemos sobre lo que podemos hacer para conseguirlo:

    - Mejoremos la formación financiera y la generación de conciencia de ahorro desde edades tempranas a través de iniciativas educativas en los colegios, universidades, etc., que hagan que los niños y jóvenes estén más preparados.

    - Mejoremos la información que tenemos sobre pensiones. Necesitamos conocer cuál será nuestra pensión futura, la ya conocida como carta naranja que nos permitirá ser conscientes de cuál será nuestra situación de cara a la jubilación, para poder tomar las medidas adecuadas.

    - Mejoremos el sistema de pensiones. Tras mucho tiempo de debate sobre las pensiones, se ha dejado clara la necesidad de replantear el actual sistema de pensiones para garantizar su suficiencia y sostenibilidad en el futuro.

    - Mejoremos la oferta de productos. Las compañías aseguradoras, como CNP Partners, contamos con multitud de alternativas de ahorro para la jubilación que son adecuadas para distintos perfiles de clientes. Pero tenemos que seguir innovando, buscando otras soluciones de ahorro a largo plazo que nos permitan asegurar ese bienestar futuro.

    - Mejoremos los incentivos del ahorro a largo plazo. Si realmente queremos que los ciudadanos generen un ahorro privado para la jubilación, los vehículos que se utilicen para ello deberían llevar asociadas ventajas que los hagan atractivos.

    - Mejoremos el asesoramiento y recurramos más a él si lo necesitamos. Igual que consultamos a un médico cuando tenemos una enfermedad, o preguntamos al mecánico cuando se nos estropea el coche, debemos dejarnos asesorar, si es necesario, por expertos en materia financiero-fiscal y de seguros, que nos harán un análisis sobre nuestras necesidades actuales y futuras, y nos ofrecerán las mejores soluciones.

    Cumplir todos estos deseos está en nuestras manos. Ahora, en el momento de plantearnos los propósitos del nuevo año, es cuando debemos empezar a trabajar en ellos.