‘Fintech’ de asesoramiento, gestión de patrimonios: ¡ojo, que vuelan!

Susana Criado, directora de Capital en Radio Intereconomía

24 sep 2018 / 12:53 H.

    Ya vienen los reyes... Sí, dentro de nada tenemos las navidades encima. Luces adornando la ciudad, décimo de lotería en la billetera y cascada de anuncios invitándonos a ahorrar a través de un plan de pensiones. Recuerdo que hace años los bancos regalaban sartenes, albornoces y vajillas a cambio de una suscripción en un plan de pensiones antes de que cerrara el año. Luego llegó otra moda: la de ofrecerte una rentabilidad a cambio de traspasar tu plan de pensiones a otra entidad. Había que atraer dinero nuevo pero, sobre todo, había que arrebatárselo al competidor más cercano. Este año no sé si innovarán o no los grandes jugadores del sector para atraer ese dinero que buscan a final de año la desgravación fiscal. Tic, tac, tic, tac..., la cuenta atrás ha comenzado y han tomado delantera las fintech: empresas de asesoramiento financiero, de gestión de patrimonios que ofrecen carteras personalizadas, bajas comisiones y prometen gestión low cost a través de sus plataformas digitales. Ha cogido carrerilla Indexa Capital bajando sus comisiones, Finanbest anunciado que pondrá en breve un pie en los planes de pensiones, Feelcapital con su producto estrella, Feelcapital50, que pronto tendrá compañía, o Finizens, que propone ahora bajos costes para clientes de más de 100.000 euros, ellos los llaman premium. Me gusta este aire fresco que imponen este tipo de empresas de asesoramiento/gestión patrimonial. Son rápidas en sus propuestas, son sencillas de entender y prometen lo que todos queremos: rentabilidad, gestión independiente y bajos costes. ¿Conseguirán espolear a la gran banca que se mueve aún a paso de tortuga? Creo, sinceramente, que ya lo están haciendo: aún se ve poco en los planes de pensiones. Es más habitual en otros vehículos de inversión como los fondos. La lástima es que aún este tipo de plataformas -accesibles a cualquier ahorrador independientemente de su patrimonio y conocimiento de los mercados, que muestran de forma clara sus productos y permiten en muchos casos un asesoramiento robótico e independiente- hayan captado pocos clientes y poco patrimonio. Necesitan tiempo para ganar tamaño. Y estrategias más potentes para darse a conocer, porque lo más importante, que es la desconfianza y el desapego de los clientes de la gran banca, ya lo tienen. Con esa baza juegan, pero no es suficiente. Necesitan ganar tamaño para garantizarse su supervivencia. ¿Cómo lo harán? O mediante alianzas con los grandes jugadores del sector o simplemente siendo devoradas por ellos. ¡Hagan juego señores!