La escasa formación en finanzas lastra el ahorro

Casi la mitad de españoles reconoce su escaso conocimiento en la materia, provocando una dependencia a la hora de tomar decisiones sobre su economía, especialmente para la jubilación

26 jun 2018 / 19:08 H.

La cultura financiera parece ser el talón de Aquiles de los españoles, al menos de casi la mitad de ellos (44 por ciento), quienes reconocen tener problemas a la hora de gestionar los aspectos básicos de su economía por falta de conocimientos en esta materia. A nivel regional, los aragoneses son los primeros en el ranking en lo que a cultura financiera se refiere. Entre ellos, solo el 37 por ciento confiesa no tener conocimientos financieros suficientes para manejarse en lo básico mientras que los baleares, castellano-leoneses, extremeños y madrileños, con un 50 por ciento de los encuestados, son los que más desconocimiento muestran en este sentido. Éstas son algunas de las principales conclusiones que arroja el estudio El conocimiento financiero de los españoles, a examen, realizado por la compañía de investigación y mercado Grupo 1 para Nationale-Nederlanden.

En este sentido, aunque la mayoría de los españoles conoce los conceptos básicos de las finanzas personales, la brecha de conocimientos financieros entre la población española se hace patente. Si bien es cierto que ha mejorado en los últimos años, sigue sin ser suficiente para autogestionarse. De hecho, sólo un 5 por ciento de los encuestados considera que lo sabe casi todo sobre temas financieros. Este desconocimiento viene derivado, en parte, por la desidia que despierta en ellos esta materia -un 10 por ciento afirma que los temas financieros le aburren y un 9 por ciento dice que lo intenta, aunque no consigue sus objetivos-. Al preguntarles si les gusta la economía, solo un 12 por ciento de los encuestados se considera un apasionado del tema, en su mayoría hombres mayores de 40 años.

Dependientes a la hora de tomar sus decisiones financieras

En cuanto a la toma de decisiones, el 56 por ciento reconoce pedir ayuda cuando ha de tomar sus decisiones financieras, buscando asesoramiento de profesionales -el 33 por ciento de los encuestados- o delegando en familiares o amigos, un 23 por ciento. Entre los que se gestionan solos, el 32 por ciento toma sus propias decisiones tras haberse informado antes a través de Internet, mientras que el 12 por ciento afirma no recurrir a nadie porque tiene los suficientes conocimientos.

Asimismo, el estudio revela que el 60 por ciento de los encuestados necesita apoyo a la hora de hacer su declaración de la renta, ya sea a través de un profesional para que se la haga (26 por ciento), reenviando el borrador a Hacienda (22 por ciento) o con ayuda de un familiar o amigo (12 por ciento).

A pesar de estos resultados, parece que los españoles están cada vez más concienciados de la importancia de contar con una buena educación financiera. El estudio también pone de manifiesto que a los ciudadanos les gustaría mejorar en esta materia.

Mayor conocimiento para planificar el futuro

“Nationale-Nederlanden ha impulsado este estudio con el objetivo de conocer en profundidad cómo se desenvuelven los españoles en temas de interés financiero”, explica Carlos González Perandones, subdirector general de Nationale-Nederlanden. “Las conclusiones apuntan a que es fundamental reforzar ese conocimiento para que los españoles puedan optimizar la gestión diaria de su economía personal y planificar de la mejor forma su futuro financiero”, añade González Perandones.

Así, parece necesario mejorar y comenzar por formar a los estudiantes en esta materia: los adolescentes españoles están 20 puntos por debajo de la media en conocimientos financieros, en la evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Así lo demuestra el último Informe Pisa, publicado hace unos meses. Concretamente, los alumnos de 15 años se quedaron en el décimo puesto de los 15 países evaluados, solo por delante de Lituania, Eslovaquia, Chile, Perú y Brasil, por lo que solo saben identificar productos y términos financieros comunes, y diferenciar entre las necesidades y los deseos, y tomar decisiones de gasto.