“Impulsar el talento ‘senior’
facilita el empleo junior”

Eduardo Serra, presidente de la Fundación Transforma España

26 dic 2018 / 19:19 H.

El presidente de la Fundación Transforma España, Eduardo Serra, recibe a elEconomista Pensiones en pleno debate del Pacto de Toledo para la reforma del sistema de pensiones. En una visión trascendental del debate de pensiones, reconoce que la fragmentación dificultará el pacto sobre una reforma, pero asevera que la clave de la solución está en la visión a largo plazo de la materia.

¿Cómo y cuándo nace la Fundación Transforma España?

La Fundación Transforma España nace en julio de 2013. En el documento fundacional se proponen nueve transformaciones, en pleno agujero de la crisis. La más urgente era el cambio de modelo productivo, pero la más importante era el cambio del sistema educativo. Dos años después, llevamos un documento llamado Transforma Talento, que conllevaba un examen del sistema en su conjunto, y donde la propuesta más importante era que se alcanzase un pacto educativo para que cuando llegase cualquier Gobierno los jóvenes tuvieran una idea clara de cuál era la senda. Ya hemos visto a cuatro ministros de educación diferentes y la realidad es que hoy no existe ese pacto. Nuestros jóvenes se están quedando sin los conocimientos que exige el mundo de hoy.

¿Cuál es la labor de Transforma España en el ámbito de las pensiones?

Decidimos centrarnos en el ámbito educativo y se creó, conformado por directores de recursos humanos, el llamado Action Tank. Fue entonces cuando se propuso centrarse en el talento senior, importante ya que los supuestos de longevidad han cambiado. De cada diez personas que nacían hace 100 años una llegaba a los 65; hoy, de cada diez llegarán nueve. Además, la esperanza de vida media está cerca de los 85 años y cada año se incrementa. Hace 40 años teníamos tres cotizantes por cada pensionista; hoy es de dos y parece que se va a disminuir. Pero además ha mejorado la calidad de vida, llegando a los 60 años en perfectas condiciones de trabajar. Que esta gente no pueda seguir a pesar de que quieran es un desperdicio de talento y de recursos, por ello hay que facilitar la compatibilización de trabajo y pensión. Impulsar el empleo del talento senior facilita el empleo junior, aunque a primera vista parece que es lo contrario.

¿Qué hay de bueno en retener el talento ‘senior’ dentro de las empresas?

Desde el punto de vista de la empresa, retener este talento supone no desperdiciar experiencia. Les conviene mantener esa experiencia, que además está demostrado que la combinación de la juventud y la madurez es lo mejor, las nuevas tecnologías y la experiencia, y el saber hacer que tienen las generaciones mayores.

¿Qué iniciativas se pueden llevar a cabo desde el sector público para fomentar la retención del talento ‘senior’?

Se pueden establecer unas edades de jubilación más flexibles permitiendo aún más la compatibilidad entre la pensión y un salario. La Administración es la que más puede hacer, y además hay un interés público. La brecha generacional es muy profunda, los trabajadores mayores tienen más estabilidad en el empleo que los jóvenes, quienes sufren más la temporalidad, también en el plano salarial. Y esto lo podemos corregir con este tipo de cambios para que las diferencias sean menores.

¿Ve positiva la vinculación de las pensiones con la evolución de la inflación?

El mayor defecto de todos los gobiernos es no explicar las cosas. Subir las pensiones con el IPC puede poner de acuerdo a todas las personas, ¿por qué no? Pero, ¿podemos vincular las pensiones con el IPC para siempre? Debemos huir de la mirada cortoplacista, igual que deberíamos huir de mirar lo que ocurre cerca de nuestro entorno y tener amplitud de miras. Las pensiones no son todo lo altas que deberían, pero antes que esto, hay que mirar si la política de incrementarlas se puede sostener. Es el problema de las medidas electoralistas, que son buenas para el corto plazo y no para el largo.

¿Cómo afectará el retraso de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad?

Toda la política social que sea sostenible está bien, si no es una apuesta mala para el medio y largo plazo.

¿Habrá entonces acuerdos sustanciales sobre la reforma de pensiones en el Pacto de Toledo?

Desdichadamente estamos viendo que no es fácil alcanzar acuerdos en la situación presente. Lo más deseable es que en algunas cuestiones fundamentales los dos grandes partidos del sistema democrático español alcanzaran un acuerdo, en pensiones y en todo lo que sea posible. Antes se decía que la política de Defensa y la política Exterior era una cuestión de Estado. Pero hoy día, el mundo está abierto y no cabe tener una política industrial ni educativa que cambie cada cuatro años. Ahora son más necesarios que nunca los pactos de Estado, pero da la sensación de que no es fácil que se den. No hay que desistir de ese intento.

¿Cómo vería la posibilidad de financiar las pensiones a través de los Presupuestos?

Sería posible, pero hay que cuestionarse si el Presupuesto lo puede aguantar. Los países donde más ha crecido el Presupuesto del Estado es donde menos ha crecido el PIB, y viceversa. Cargarlo a los Presupuestos en principio gusta poco, merecería la pena examinar la posibilidad de adaptar el sistema de reparto con un sistema de capitalización, como ha ocurrido en otros países con éxito.

¿Qué más labores lleva a cabo la Fundación Transforma España?

Llevamos dos años haciendo un estudio para intentar que haya una evaluación de los programas electorales de los políticos. Todo el mundo considera que son importantes y, sin embargo, nadie se los cree. Hay otros países, como Holanda, que llevan 70 años haciendo que instituciones auditen la viabilidad de los programas electorales. Estos programas en Holanda han ido cambiando en una acción interactiva con estas entidades auditoras para mejorar la credibilidad de los mismos, en términos de costes, de fuentes de financiación o repercusión en el déficit. Es importante para mejorar la escasa confianza de la ciudadanía en la clase política.

También estamos llevando a cabo un proyecto para hacer un índice de cómo está España en todos los diferentes sectores, llamado El impulso de España para saber si vamos mejorando en el ámbito económico, político, ciudadano, de la salud o de la educación. Además, hacemos un programa, con mucho éxito, interempresas para los jóvenes con talento que los cambiamos de compañía durante algún tiempo a otra y van viendo las ventajas de cada lugar y los inconvenientes.

Y acabamos de finalizar el Talent Summit para startups, donde se recogen iniciativas en temas de talento, condiciones de trabajo, remuneraciones en especie, cambio de preferencias en las generaciones y ver cómo se pueden canalizar estas cuestiones. El trabajo en equipo es un ejemplo. Cabe recordar que la revolución tecnológica se basa en el talento y hay que fomentar el talento y reclutarlo con formación continua, formación dual, etc.